Déjate amar por Él

por | May 13, 2022

Muchas veces las expectativas parecen ser demasiado altas y cada fallo nos duele más que el anterior. Vivimos en un mundo donde uno tiene que ser el más listo, el más atractivo, el más caritativo, para ser alguien que vale la pena. Pero entonces, ¿qué pasa si no alcanzamos estas expectativas? ¿De qué depende el amor de Dios a nosotros?

El valor está muchas veces puesto en las cosas equivocadas: el dinero, el físico, los logros, las medallas, etc. Desde la perspectiva de una persona perfeccionista como yo, puedo decirte, querido lector, que es imposible alcanzar dicho estándar. Es imposible no caer porque cometer errores es parte de lo que hacemos como humanos; sin la ayuda de Dios, no hay cómo vencer al pecado. Pero entonces, ¿cómo merecemos el amor que él nos da? Si pecamos, ¿él nos deja de amar?¿Qué es lo que nos da valor? 

Una de mis parábolas favoritas es la del hijo pródigo. Que un padre reciba con los brazos abiertos a su hijo después de que éste fuera tan malo me parece algo inexplicable. Porque muchas veces las personas pensamos que debemos algo a cambio, que los regalos siempre, en el fondo, tienen un precio. Así que, recibir tanto amor, tanto perdón, sin tener que dar nada a cambio…wow. 

amor dios

Nosotros no merecemos el amor de Dios, pero él nos lo quiere dar. Aunque nosotros nos olvidemos de Dios, él nunca se olvidará de nosotros. Nos ama a pesar de todo lo malo que hacemos y nos ruega que volvamos a él porque lo único que quiere es que seamos felices, que podamos experimentar todo ese amor tan grande que nos tiene. Él nos aceptará una y otra vez si decidimos volver a él. 

No hay que ser perfecto para ganar el cariño de Dios, él te va a querer sin importar qué. No te medirá por tus logros ni por tus trofeos, si no por tu amor hacia los demás, por tu corazón. Claro que hay que esforzarse y buscar ser mejores y llegar lejos; pero, que no sea un intento de perfección lo que te lleve a querer llegar lejos. No hay nada de malo en pedir ayuda, en reconocer que a veces no podemos seguir sólo por nuestra cuenta. 

Quien está cerca de Dios tiene una alegría inmensa porque sabe ver lo hermoso en lo pequeño. No hacen falta grandes cosas para ser felices, su amor es lo único que nos llena y nos deja ver que estamos hechos para amar y ser amados. No hace falta llegar a la perfección para ser felices, junto a Cristo, todo es mejor. Lo malo no es caer, lo verdaderamente malo es no levantarse. Jesús nunca, nunca, nos dará la espalda. Él nos recibirá con los brazos abiertos siempre que lo necesitemos, es lento para enojarse y rápido para perdonar. Si lo dejas entrar en tu vida, ningún fallo será demasiado grande porque no hay nada más fuerte que el amor que él tiene por nosotros. 

Querido lector, déjate amar por Dios. Eso es lo único que él quiere. No te preocupes por las veces que caigas, ya que, como dice San Pablo:

“El amor es paciente, es benigno; el amor no tiene envidia, no presume, no se engríe; no es indecoroso ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal…Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1 Cor, 31-13, 8).

Para Dios no importan las veces que caigas, sino que, al final, hayas vuelto a sus brazos.

Esta cuaresma, busca estar más cerca de Dios; deja que entre a tu corazón y te enseñe que no hay nada más grande que su amor. Después de todo, él murió por tí y lo haría una y otra vez si tuviera. No dejes que tus pecados amarguen tu corazón, busca al Señor y te prometo que verás como siempre te ha estado esperando. 

Comparte este artículo:

Vistas: 137

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Audioblog ¡Nuevo!
Audio Blogs Challenge Internacional

¡Nuestras palabras cobran vida! Escucha y descarga nuestros artículos en formato audio narrados por sus propios autores.

Categorías
Síguenos en:
Experiencias
Artículos Recientes
Con rostro de mujer: Mujeres del Antiguo Testamento

Con rostro de mujer: Mujeres del Antiguo Testamento

En mi peregrinar con algunas mujeres del Antiguo Testamento, me regocijo de ver tantas historias hermosas con rostro de mujer y de bellos nombres, que el solo hecho de haber realizado este recorrido junto a cada una de ellas, me da la oportunidad de ver reflejada de...

Libertad de Expresión

Libertad de Expresión

¿Cuántas veces nos hemos sentido inhibidos de expresar nuestra postura con relación a algún tema en particular? Ya sea por temor a ser juzgados o por vergüenza, muchas veces dejamos de decir. En un mundo en que la libertad de expresión es cada vez más valorada, es...

Mama Antula, llena de Dios

Mama Antula, llena de Dios

Nos acercamos a una maravillosa mujer, María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José, nacida en 1730 en la localidad argentina de Villa Silípica, en la provincia de Santiago del Estero, en el sur de Tucumán. Los pobres y los indios,...

Jesús lloró

Jesús lloró

A veces, puede parecer que nuestra vida “normal” y nuestra vida con Dios son cosas completamente distintas. A veces puede parecer que este Dios del que nos han contado sólo existió en la Biblia y se quedó en el cielo, ausente de nuestros problemas. ¿Cómo puede Dios...

Estamos vivos y vivimos

Estamos vivos y vivimos

Imagen de Brian Merrill en PixabayCada uno ve la vida con los filtros de su historia personal y así se puede comprender tal o cual debilidad de los padres al crecer. Entender cómo vivieron y las relaciones que tuvieron, la etapa histórica y generacional que les tocó...