Jesús lloró

por | Dic 25, 2023

A veces, puede parecer que nuestra vida “normal” y nuestra vida con Dios son cosas completamente distintas. A veces puede parecer que este Dios del que nos han contado sólo existió en la Biblia y se quedó en el cielo, ausente de nuestros problemas. ¿Cómo puede Dios estar aquí cuando él es amor, es esperanza, es paz, pero nuestro mundo parece estar rodeado de lo contrario? ¿Cómo podemos pensar que Dios nos acompaña cuando nuestro corazón está en constante lucha con él, cuando su Reino es de luz, mas nuestra alma se encuentra en las tinieblas? ¿Dónde está Dios en las dificultades? ¿Dónde está cuando más nos hace falta?

Es fácil creer en un Dios súper poderoso, en alguien que lo controla todo, que no puede ser derrotado por nadie. Es fácil llevar una vida sin Dios cuando creemos que para él nuestras necesidades son sólo una pequeña manchita en la humanidad, cuando lo vemos tan grande que creemos no importarle. Es fácil alejarnos de Dios cuando pensamos en él como un ser distante, como alguien que está en otro mundo mejor, mas no interfiere en el nuestro. Sin embargo, ese no es el Dios que vino al mundo.

Jesús no nació en un palacio, ni en algún lugar impotente y hecho para los grandes. Jesús no nació junto con las flores de primavera, ni rodeado de príncipes y reyes. Jesús nació en un pesebre; ni siquiera vino donde duermen los animales, sino que se rebajó hasta lo más pequeño, hasta lo más humilde. Dios, pudiendo tener todo, pudiendo olvidar nuestros problemas, pudiendo dejarnos solos y perdidos, decidió ponerse no sólo entre nosotros, sino para nosotros.

 

Imagen de falco en Pixabay

A veces es difícil pensar que alguien tan grande sea manifestado en algo tan pequeño. A veces nos cuesta comprender que para Dios, que creó todo, que está en lo más alto, nuestro pequeño corazón importa más que cualquier cosa. Por supuesto que Dios es grande, por supuesto que él lo puede todo y es auténtico rey de todo. Sin embargo, que Dios sea Dios, no quiere decir que no haya sido hombre también. Que Dios sea libre de pecado, no quiere decir que no comprenda lo que se sienta cargar con uno, pues él, con la cruz, cargó los de toda la humanidad. Que Dios conozca los corazones de todas las personas que vinieron y vendrán, no quiere decir que él no se preocupe por el tuyo, que tus dificultades puedan parecer minúsculas en comparación con otros problemas no quiere decir que Dios no entienda tu sufrimiento.

El versículo más corto de la Biblia sólo tiene dos palabras: Jesús lloró. Aun sabiendo que Lázaro iba a resucitar, aun con todas las muertes que Jesús sabe que vendrán, él no es indiferente al sufrimiento de otros. Dios llora por ti, llora por mí, llora por ese amigo que te trato mal, por esa mala calificación que no esperabas, por ese ser querido que perdiste. Dios, en su gloria, llora.

Cuando te sientas solo, cuando creas que Dios te ha abandonado, cuando sientas que nadie te acompaña en tu sufrimiento, recuerda a ese Dios que llora. Recuerda a ese Jesús que dio todo por estar más cerca de ti, recuerda a ese Cristo que daría su vida por darte una oportunidad de elegirlo a él al final. Dios no ama tus logros ni te ve por tu pecado, Dios te llama por tu nombre, ama tu persona y todo lo que eres. Él te ve a ti, te escoge a ti; está ahí en las dificultades, está ahí en los problemas y siente lo que tu corazón siente. Él se adentró en las tinieblas, se envolvió de sufrimiento, para acompañarte, para salvarte.

 

Imagen de 165106 en Pixabay

El mundo puede crucificarte una y otra vez, el pecado puede hacer que caigas y sufras. Sin embargo, ahí, donde creas que ya no hay esperanza, donde sientas que todo está perdido, ahí está Dios, con tu yugo en la espalda. No te sientas olvidado, no te sientas rechazado, pues él está contigo, en las buenas y en las malas. Puedes caer, puedes alejarte, puedes ofenderlo, pero Dios siempre estará ahí esperándote. Jesús no es indiferente a tu sufrimiento, no te ve como una persona más. No es un Dios que se encuentra en la grandeza, sino que se manifiesta en lo pequeño, en lo que a veces damos por hecho. Se alegra con tus sueños, se entristece con tus heridas.

No dejes que este Dios que tanto te ama se quede en un libro o en una Misa, deja que entre en tu vida, deja que su amistad te transforme y te haga ver lo humano que quiso ser sólo para poder comprender tu corazón, sólo para poder estar más cerca de ti.

Comparte este artículo:

Vistas: 57

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Audioblog ¡Nuevo!
Audio Blogs Challenge Internacional

¡Nuestras palabras cobran vida! Escucha y descarga nuestros artículos en formato audio narrados por sus propios autores.

Categorías
Síguenos en:
Experiencias
Artículos Recientes
Libertad de Expresión

Libertad de Expresión

¿Cuántas veces nos hemos sentido inhibidos de expresar nuestra postura con relación a algún tema en particular? Ya sea por temor a ser juzgados o por vergüenza, muchas veces dejamos de decir. En un mundo en que la libertad de expresión es cada vez más valorada, es...

Mama Antula, llena de Dios

Mama Antula, llena de Dios

Nos acercamos a una maravillosa mujer, María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José, nacida en 1730 en la localidad argentina de Villa Silípica, en la provincia de Santiago del Estero, en el sur de Tucumán. Los pobres y los indios,...

Estamos vivos y vivimos

Estamos vivos y vivimos

Imagen de Brian Merrill en PixabayCada uno ve la vida con los filtros de su historia personal y así se puede comprender tal o cual debilidad de los padres al crecer. Entender cómo vivieron y las relaciones que tuvieron, la etapa histórica y generacional que les tocó...

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Imagen de hosny salah en Pixabay Es Octubre, 17, y la guerra continúa. Han pasado ya once días y el conflicto y las tensiones siguen y escalan. Mucho de lo que escuchamos en los medios son misiles, amenazas, desplazados, gente desaparecida, cifras impresionantes de...

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

Imagen de StockSnap en Pixabay Si nos detenemos a explorar –para quienes lo somos- nuestro “ser Acompañantes”, muchos expertos como Mearns y Thorne nos hacen referencia a una característica fundamental que no podemos perder de vista: la congruencia. Y en relación a...