CLAVES DEL

éxito

Rasgos de identidad

La cuestión es

¿De dónde procede el éxito de estos itinerarios que han llevado a inscribirse a más de 30.000 personas de más de cincuenta países?
¿Cuáles son las claves pedagógicas que lo convierten en una herramienta atractiva como camino de interioridad y como aprendizaje de los núcleos del hecho religioso cristiano?
¿Cómo ha sido posible que incluso personas no creyentes hayan encontrado en los Challenges un acercamiento al misterio que es cada uno y al Misterio con mayúsculas?
1.

Regalo del Resucitado a su Iglesia

El Departamento de Evangelización Digital Challenge de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño es lo que más claro tiene.
Podrá sonar muy piadoso, pero les da igual: los “Challenges” es una experiencia que surge en tiempo de Pascua como un modo mediante el cual Jesús Resucitado desea llegar a un número cada vez mayor de jóvenes y no tan jóvenes. El Espíritu es más audaz que nuestros planteamientos pastorales y hace ya tiempo que navega por la web.

4.

La pedagogía

Se intenta que los vídeos que presentan los lugares que se visitan o las reflexione o los testimonios sean cortos (5-6 minutos) y consigan un equilibrio entre sencillez y profundidad. De este modo, es posible superar las explicaciones simples y piadosas de siempre y vislumbrar la densidad del tema que se trata. Esto posibilita, de hecho, que se suscite curiosidad y deseo de saber más. Esto último queda encauzado por medio del “Material extra y opcional” que tienen todas las etapas.

7.

Foros

Cada uno de los Challenges tiene su propio foro en Facebook, pero en la plataforma digital ya tenemos habilitados una serie de foros por cada etapa que está ayudando a crear “Comunidad Challenge”, donde se comparten nuevos conocimientos, habilidades, imágenes… y hace que, además del acompañamiento personal o grupal, el peregrino sienta la pertenencia a una gran peregrinación multicultural.

2.

Una teología y una espiritualidad frescas

Fieles a la doctrina cristiana, contamos con especialistas bíblicos y teológicos con gran experiencia en el terreno pastoral y de la escuela. Esto hace que los contenidos queden muy encarnados en la realidad y suenen a “presente”, “actuales” y conectados a la vida. Además, sentimos que la diversidad de corrientes religiosas y/o espirituales son una riqueza aún por explorar. Lejos de demonizar lo diferente, se intenta aprovechar lo bueno de los demás: músicas, acentos, textos, testimonios. Es claro que estamos llamados a la unidad, pero no a la uniformidad.

5.

El formulario de preguntas y la gamificación

El hecho de que al final de cada etapa sea necesario adquirir una puntuación mínima para adquirir el “billete de bus” hacia el siguiente lugar, suscita un extra de atención y motivación. Además, estamos a punto de inaugurar un sistema de “insignias” con el fin de acumular las “recompensas” conseguidas. Se ha de destacar también que algunas de las cuestiones implican una investigación extra intentando hacer ver que las cuestiones teológicas necesitan de otras ramas del saber para enriquecerse: historia, geografía, matemáticas, ciencias naturales… Por otro lado, aunque el nivel de gamificación es aún sencillo, todos los Challenges tienen un enigma que hace de hilo conductor y que solo es posible resolver mediante las pistas que se ofrecen etapa tras etapa. Asimismo, algunos juegos sencillos del tipo “¿Quién es quién?” o “El rosco de pasapalabra” salpican los Challenges.

3.

El lenguaje cercano

Cada etapa tiene una carta inicial en la que, desde la agencia de viajes (o desde el servicio secreto del Vaticano, o desde los pastores de Belén…, cada Challenge tiene una historia de fondo diferente), se te anima a aprovechar la aventura del día. Y lo hace mediante un lenguaje espontáneo y con tintes de humor… de tú a tú. Evitando un lenguaje teológico que pudiera sonar más frío y apostando por el “colegueo” más informal.

6.

Acompañamiento

Quizás esta es una de las claves más importantes. Además del típico correo de incidencias que se intentan responder diariamente, cada peregrino puede pedir ser acompañado por un “amigo peregrino” que a lo largo de la experiencia ayuda en cuestiones técnicas, pero, sobre todo, “escucha” y comparte lo que la vivencia interior está suponiendo. Este acompañamiento por correo electrónico o por mensajes internos de la plataforma se complementa con dos o tres encuentros por videoconferencia en grupos de 10-20 personas.

8.

Familia Challenge

Cada peregrino tiene, además, la posibilidad de pertenecer a la Familia Challenge de voluntarios. Es decir, quien desee permanecer en el Proyecto puede hacerlo aportando sus habilidades: traduciendo el material a otros idiomas, dibujando, aportando un material propio, convirtiéndose en acompañante de otros… De este modo un Challenge no es solo un producto que se consume, sino un Proyecto que te abre sus puertas.

4.

La pedagogía

Se intenta que los vídeos que presentan los lugares que se visitan o las reflexione o los testimonios sean cortos (5-6 minutos) y consigan un equilibrio entre sencillez y profundidad. De este modo, es posible superar las explicaciones simples y piadosas de siempre y vislumbrar la densidad del tema que se trata. Esto posibilita, de hecho, que se suscite curiosidad y deseo de saber más. Esto último queda encauzado por medio del “Material extra y opcional” que tienen todas las etapas.

5.

El formulario de preguntas y la gamificación

El hecho de que al final de cada etapa sea necesario adquirir una puntuación mínima para adquirir el “billete de bus” hacia el siguiente lugar, suscita un extra de atención y motivación. Además, estamos a punto de inaugurar un sistema de “insignias” con el fin de acumular las “recompensas” conseguidas. Se ha de destacar también que algunas de las cuestiones implican una investigación extra intentando hacer ver que las cuestiones teológicas necesitan de otras ramas del saber para enriquecerse: historia, geografía, matemáticas, ciencias naturales… Por otro lado, aunque el nivel de gamificación es aún sencillo, todos los Challenges tienen un enigma que hace de hilo conductor y que solo es posible resolver mediante las pistas que se ofrecen etapa tras etapa. Asimismo, algunos juegos sencillos del tipo “¿Quién es quién?” o “El rosco de pasapalabra” salpican los Challenges.

6.

Acompañamiento

Quizás esta es una de las claves más importantes. Además del típico correo de incidencias que se intentan responder diariamente, cada peregrino puede pedir ser acompañado por un “amigo peregrino” que a lo largo de la experiencia ayuda en cuestiones técnicas, pero, sobre todo, “escucha” y comparte lo que la vivencia interior está suponiendo. Este acompañamiento por correo electrónico o por mensajes internos de la plataforma se complementa con dos o tres encuentros por videoconferencia en grupos de 10-20 personas.

7.

Foros

Cada uno de los Challenges tiene su propio foro en Facebook, pero en la plataforma digital ya tenemos habilitados una serie de foros por cada etapa que está ayudando a crear “Comunidad Challenge”, donde se comparten nuevos conocimientos, habilidades, imágenes… y hace que, además del acompañamiento personal o grupal, el peregrino sienta la pertenencia a una gran peregrinación multicultural.

8.

Familia Challenge

Cada peregrino tiene, además, la posibilidad de pertenecer a la Familia Challenge de voluntarios. Es decir, quien desee permanecer en el Proyecto puede hacerlo aportando sus habilidades: traduciendo el material a otros idiomas, dibujando, aportando un material propio, convirtiéndose en acompañante de otros… De este modo un Challenge no es solo un producto que se consume, sino un Proyecto que te abre sus puertas.

9.

Ser samaritanos

Siendo gratuita la inscripción, pedimos siempre en las etapas finales un donativo que destinamos a la sostenibilidad del proyecto Challenge y a obras sociales. Se desea hacer ver que un itinerario espiritual implica una responsabilidad social.

9.

Ser samaritanos

Siendo gratuita la inscripción, pedimos siempre en las etapas finales un donativo que destinamos a la sostenibilidad del proyecto Challenge y a obras sociales. Se desea hacer ver que un itinerario espiritual implica una responsabilidad social.

¿Quiénes hacemos Challenge Internacional?

Conoce quiénes están detrás de este proyecto

¿Quiénes hacemos Challenge Internacional?

Conoce quiénes están detrás de este proyecto

Translate »