Brazos abiertos

por | Ago 8, 2022

Imagen de Karin Henseler en Pixabay

A veces puede parecer que uno está solo en el mundo, que no tenemos a dónde ir y que no hay nadie que puede comprendernos. A veces lo único que necesitamos es una mirada de cariño, un detalle que nos anime a seguir adelante y nos recuerde que luchar vale la pena. A veces hacen falta unos brazos abiertos, dispuestos a abrazarnos y estrecharnos cuando más lo necesitamos, pero ¿dónde encontramos este amor?

Muchas veces buscamos el amor en las cosas equivocadas, damos vueltas y vueltas buscando felicidad cuando en realidad ha estado todo este tiempo esperándote. No importaron las veces que le fallaste, ni las ocasiones en que le lastimaste porque Él sigue ahí. Llama a tu corazón esperando que algún día le abras las puertas para que te pueda dar todo ese amor, toda esa felicidad y paz. Él te busca… ¡siempre te ha buscado!

Si supieras lo mucho que te ama verías que, en realidad, no hace falta mucho para ser feliz. Si dejaras que entrara a tu corazón verías lo mucho que te quiere dar porque te ama con TODO lo que tiene. Se enamoró de ti desde el momento en que te vio, desde el momento en que te pensó. Si lo dejas entrar descubrirás que estuvo allí esperándote todo este tiempo. Porque si se trata de ti, Dios nunca pierde la paciencia. Está ahí esperando a que le dejes amarte. Si se trata de ti, recorre montañas y mares para encontrarte. No hay nada que no haga por ti.

Nadie te ama como Dios, créetelo. Te ha amado desde siempre y te amará para siempre. Aunque le des la espalda una y mil veces estará ahí con los brazos abiertos. Porque si hay algo que lo define es el amor que te tiene, ese deseo tan grande de salvarte, ese querer darte la mayor felicidad del mundo, ese buscarte cuantas veces haga falta, ese perdonarte siempre y darte lo mejor. Y si tomas la mano de ese gran amigo, si lo dejas entrar, verás como todo cambia. Porque a su lado todo está bien. Y porque te ama no por tus trofeos, sino incondicionalmente. Te ama en tus logros y en tus fracasos, en tus días alegres, sí, pero también en los más oscuros.

Dejar entrar a Dios es admitir que no somos nada y que Él nos llena de todo. Porque ése es el gran milagro de su amor: una vez que lo sientes, todo cobra sentido. Una vez que sientes ese amor te das cuenta de que no hay nada igual. En sus brazos encuentras todo lo que has buscado: esa calma, ese amor, esa paz, ese cariño, etc.

Querido lector, ¡abre tu corazón! No importa si cometes errores, no importa si tienes defectos, no importa si no eres perfecto. Dios te ama tal y como eres y te necesita a ti, necesita de ti. Confía en nuestro padre celestial. A veces puede parecer que es un “obstáculo” en nuestro camino pero si tomas 5 minutos de tu día para conocerlo verás que te quiere llevar a un sueño más grande, a una alegría mayor. Verás que te quiere dar toda la alegría del mundo, toda la felicidad. ¡Verás que no hay amigo mejor! 

No dudes en ir a sus brazos. Porque no te dejará a un lado, estará ahí siempre. Te va a amar igual sin importar qué pase. Esos brazos te sostendrán cuando más lo necesites ya que Él no te busca solamente cuando estás en misa, te busca en cualquier parte allá donde estés cada día de tu vida. No busca a una persona perfecta. Te busca a ti, en tus risas y lágrimas, cuando le gritas y cuando le abrazas. 

 

Brazos abiertos 3

Imagen de Karin Henseler en Pixabay

Déjate llevar por ese gran amor que te tiene, hazlo una parte de tu vida. Eso no quiere decir que tengas que estar feliz con Él todo el tiempo o que debas buscarlo en la oración. Dejarse amar por Dios es reír, llorar, o incluso enojarse con Él. Es tener una relación cercana, saber que puedes caer una y mil veces pero que siempre estará ahí para levantarte y echarte porras (o darte ánimos, para quienes no conozcan esta expresión mexicana). Abrirle la puerta es mostrarte tal y como eres ante Él, con tus defectos y virtudes. Encontrar su mirada no es verle únicamente en las estampas sino también en las personas que te rodean. 

Busca a Dios en la mirada de Jesús y encontrarás al mejor amigo que podrás tener. Ese amigo que se ríe contigo en los parques de diversiones, que te consuela cuando nadie más te comprende, que te conoce como nadie y quiere lo mejor para ti. Ese amigo que te recuerda una y otra vez lo mucho que te ama y que siempre está y estará ahí cuando lo necesites. 

Así que, cuando sientas que el mundo se derrumba, cuando no encuentres lo que buscas, cuando necesites a alguien cerca, busca a este amigo del que te hablo. Te prometo que en sus brazos encontrarás una razón para seguir adelante.

Comparte este artículo:

Vistas: 2

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Audioblog ¡Nuevo!
Audio Blogs Challenge Internacional

¡Nuestras palabras cobran vida! Escucha y descarga nuestros artículos en formato audio narrados por sus propios autores.

Categorías
Síguenos en:
Experiencias
Artículos Recientes
Mama Antula, llena de Dios

Mama Antula, llena de Dios

Nos acercamos a una maravillosa mujer, María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José, nacida en 1730 en la localidad argentina de Villa Silípica, en la provincia de Santiago del Estero, en el sur de Tucumán. Los pobres y los indios,...

Jesús lloró

Jesús lloró

A veces, puede parecer que nuestra vida “normal” y nuestra vida con Dios son cosas completamente distintas. A veces puede parecer que este Dios del que nos han contado sólo existió en la Biblia y se quedó en el cielo, ausente de nuestros problemas. ¿Cómo puede Dios...

Estamos vivos y vivimos

Estamos vivos y vivimos

Imagen de Brian Merrill en PixabayCada uno ve la vida con los filtros de su historia personal y así se puede comprender tal o cual debilidad de los padres al crecer. Entender cómo vivieron y las relaciones que tuvieron, la etapa histórica y generacional que les tocó...

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Imagen de hosny salah en Pixabay Es Octubre, 17, y la guerra continúa. Han pasado ya once días y el conflicto y las tensiones siguen y escalan. Mucho de lo que escuchamos en los medios son misiles, amenazas, desplazados, gente desaparecida, cifras impresionantes de...

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

Imagen de StockSnap en Pixabay Si nos detenemos a explorar –para quienes lo somos- nuestro “ser Acompañantes”, muchos expertos como Mearns y Thorne nos hacen referencia a una característica fundamental que no podemos perder de vista: la congruencia. Y en relación a...