Nunca es tarde para conocernos y soñar juntos

por | Ago 1, 2022

Mi nombre es Verónica Corti. Soy docente, psicopedagoga, acompañante espiritual y coach. Me dedico a acompañar procesos de transformación personal y entrenamientos de estimulación cognitiva en jóvenes, adultos y tercera edad. Quisiera compartirles una de las experiencias de mi trabajo con adultos mayores quienes son mis grandes maestros y los cuales no dejan nunca de sorprenderme.

Recuerdo un día en uno de mis talleres en el cual yo estaba contando un cuento de Mamerto Menapacce que se titulaba “El relojero”. Esta historia hacía referencia a las cosas que guardamos en nuestra mesita de noche. Aprovechando la ocasión les pregunté a los participantes de mi taller qué tenían guardado en el cajoncito de sus mesitas de noche. Sentí una gran sorpresa al escuchar a Luis, un señor de 87 años algo desanimado pues la mayoría de sus amigos habían fallecido. Un hombre que había encontrado en este taller la oportunidad de volver a encontrar pares y sentir que pertenecía a un grupo. Con una enorme sonrisa, Luis contó que tenía las llaves de su casa de campo a la que hacía mucho tiempo que no iba. Además, en ese mismo momento se le ocurrió una hermosa idea y nos preguntó a todos si nos gustaría ir a compartir un asado con él el 8 de diciembre. ¡La respuesta de todos fue un “sí” unánime!

 

Nunca es tarde para conocernos y soñar juntos

Imagen de Lena Lindell en Pixabay

A partir de ese momento comenzamos a organizarnos. Me encargué de contratar un transporte para poder llegar al lugar y nos pusimos de acuerdo con la comida que cada uno iba a llevar. Fue tanta la ilusión de Luis y de cada integrante que se respiraba entusiasmo, vida, alegría, … Incluso Irene, la esposa de Luis, me dijo que su marido había resucitado, había vuelto a sonreír y a ilusionarse. Fueron unas palabras que jamás olvidaré.

Cuando llegó ese 8 de diciembre fue tanto el entusiasmo de todos y cada uno de nosotros. Pasamos todo el día reunidos con Luis y su familia. Por la tarde nos pusimos a cantar y a jugar. Fue un momento mágico que siempre recordaré pues, a veces, con muy pequeños gestos podemos ofrecer nuestro cariño y alegría a otros, contagiar ilusión y esperanza.

Creo que ésta es apenas una simple anécdota pero que refleja la necesidad que tenemos de vincularnos unos con otros, de construir una ilusión compartida, de sentirnos reconocidos e integrados en un grupo, como miembros de una comunidad y de una sociedad llamada mundo. Necesitamos ver que alguien nos quiere y necesita estar con nosotros.

Las relaciones sociales mejoran nuestro bienestar y nuestra salud. Favorecen una adecuada gestión del estrés promoviendo la autonomía,  generando sentimientos de confianza y seguridad y desarrollando la capacidad de pedir y de recibir ayuda cuando sea necesaria. En definitiva, aportan beneficios y protegen la salud y el bienestar integral de la persona.

Nunca es tarde para conocernos y soñar juntos

Imagen de Metsik Garden en Pixabay

Son muchos los espacios de socialización que propician la integración y la interacción entre los seres humanos. Entre ellos se encuentran la familia, la escuela, el trabajo, las asociaciones y organizaciones comunitarias… y la Iglesia. La Iglesia como elemento unificador que nos congrega en torno a la palabra reveladora y redentora. La Iglesia que, a través de la fe, nos hace grandes y nos permite experimentar la mayor de las sensaciones: el sentimiento de pertenencia a la gran familia cristiana. ¡Qué mayor satisfacción que descubrir la existencia de un ser especial, un padre que nos ama sobre todas las cosas y nos necesita y una madre que intercede ante Él por nosotros y nos concede su bendita y santa protección!

Así pues, sea cual sea el momento, el día, la hora, el lugar o, como en este caso, la edad, nunca será tarde para relacionarnos, para conocer nuevas personas y enriquecernos con su amistad. Nunca será tarde para disfrutar en armonía mientras soñamos con hacer de este mundo un mundo mejor mediante nuestras pequeñas acciones y nuestros pequeños gestos de amor. ¡Y qué mejor para lograr ese sueño que servirnos de la ayuda de Dios!

Siempre habrá un motivo que nos empuje a querer estrechar lazos los unos con los otros como sucedió aquel día en la casa de campo de Luis. Una alegre jornada que quizás no se celebró por casualidad un 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción. Hoy, algunos días después, algo me dice que Ella, María, intercedió para que este bonito encuentro se celebrase y diera sus frutos. ¡Gracias, madre!

Comparte este artículo:

Vistas: 16

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Audioblog ¡Nuevo!
Audio Blogs Challenge Internacional

¡Nuestras palabras cobran vida! Escucha y descarga nuestros artículos en formato audio narrados por sus propios autores.

Categorías
Síguenos en:
Experiencias
Artículos Recientes
Con rostro de mujer: Mujeres del Antiguo Testamento

Con rostro de mujer: Mujeres del Antiguo Testamento

En mi peregrinar con algunas mujeres del Antiguo Testamento, me regocijo de ver tantas historias hermosas con rostro de mujer y de bellos nombres, que el solo hecho de haber realizado este recorrido junto a cada una de ellas, me da la oportunidad de ver reflejada de...

Libertad de Expresión

Libertad de Expresión

¿Cuántas veces nos hemos sentido inhibidos de expresar nuestra postura con relación a algún tema en particular? Ya sea por temor a ser juzgados o por vergüenza, muchas veces dejamos de decir. En un mundo en que la libertad de expresión es cada vez más valorada, es...

Mama Antula, llena de Dios

Mama Antula, llena de Dios

Nos acercamos a una maravillosa mujer, María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José, nacida en 1730 en la localidad argentina de Villa Silípica, en la provincia de Santiago del Estero, en el sur de Tucumán. Los pobres y los indios,...

Jesús lloró

Jesús lloró

A veces, puede parecer que nuestra vida “normal” y nuestra vida con Dios son cosas completamente distintas. A veces puede parecer que este Dios del que nos han contado sólo existió en la Biblia y se quedó en el cielo, ausente de nuestros problemas. ¿Cómo puede Dios...

Estamos vivos y vivimos

Estamos vivos y vivimos

Imagen de Brian Merrill en PixabayCada uno ve la vida con los filtros de su historia personal y así se puede comprender tal o cual debilidad de los padres al crecer. Entender cómo vivieron y las relaciones que tuvieron, la etapa histórica y generacional que les tocó...