A pesar de todo

por | Jul 23, 2023

Imagen de Susan Cipriano en Pixabay

Cuando la vida va mal, cuando parece que sólo llueve en tu interior, cuando buscas felicidad en todos lados y sólo acabas encontrando tristeza, ¿dónde está Dios? Cuando caemos, cuando fallamos, cuando parece que todo está perdido, ¿dónde está ese amigo que dijo que te iba a acompañar siempre? ¿Dónde está Dios en medio de la tormenta?

Es fácil sonreír cuando el sol está sobre nosotros, agradecer cuando no hay nada que nos lastime. Si las cosas van bien, es sencillo ser amigos de Dios y sentirse afortunados de tenerlo. Pero, ¿qué sucede cuando el mundo se cae a nuestros pies? ¿Cuando parece que le gritamos y sólo obtenemos su silencio como respuesta? A veces, Jesús nos pide una amistad más fuerte que lo que pensamos. Claro que es fácil quererlo si todo va bien, si nos da lo que pedimos como un genio de la lámpara; sin embargo, es cuando las cosas van mal dónde más nos cuesta encontrarlo porque podríamos pensar que estar con Jesús significa no sufrir nunca más, ver todo con amor y estar bien con lo que llegue. No obstante, la realidad es más complicada.

 

Ser cristianos es más que ir a misa los domingos y leer la Biblia. Seguir a Jesús con el corazón requiere de algo que a veces es difícil tener: fe. Sin embargo, ¿qué significa tener fe en Dios? ¿Significa basar nuestra relación con Él según lo que nos ha dado? ¿Medir pros y contras de seguirlo? ¿Decir que sí un día y no al otro? Desde mi perspectiva, tener fe es creer, es confiar. Tener fe en Dios es creer verdaderamente que nos ama y que todo va a estar bien si lo tenemos cerca, es saber que cualquier tormenta pasará porque Él está al final.

Jesús hizo el mayor giro inesperado de la historia. Prometió la vida eterna, dio esperanza al mundo, nos mostró un Reino distinto donde todo sería diferente. Y justo cuando más esplendor parecía tener, murió. Los discípulos se escondieron, la gente huyó, el miedo volvió. Todo lo que predicó pareció desvanecerse porque si el había muerto, ¿cómo iban a creer? No importó que Él les dijera que iba a volver ya que ¿cómo era posible aquello? ¿Cómo podría Jesús esperar que creyeran en Él cuando había ido a un lugar del que nadie nunca había regresado?

 

Imagen de wal_172619 en Pixabay

La fe en Dios no puede depender de qué pasa al momento porque va mucho más allá. En la vida, a veces puede parecer que Dios está muerto. A veces podemos estancarnos en esos tres días sin luz, en esos momentos donde parecía imposible que Jesús volviera. Sin embargo, ahí es justo cuando Dios nos pide que sigamos, que eso no cambie nuestra fe, que creamos en su Palabra. Porque estando muerto, volvió a la vida. Hizo lo imposible, cumplió su promesa. Jesús nunca decepciona, nunca nos abandona. Aún en las peores tormentas, aún en los peores momentos, ahí está. Tener fe en Dios es creer en su Palabra, es saber que está vivo, es querer su voluntad aún cuando parece ser complicada o difícil de aceptar. Creer en Dios es saber que sigue aquí, a pesar de todo; es buscarlo aún cuando pudiera parecer que se esconde o nos abandona. Porque tenerle fe es saber que, al final, resucitará. Es no dejar que las tristezas o dificultades nos derroten porque Él puede vencer cada una de ellas.

Muchos decimos tener fe, pero ¿tú sigues a Jesús sólo en tus días buenos o sigues creyendo en Él a pesar de todo? En la tormenta, en el sol, en la lluvia, con viento, con frío, ¿crees en Él o tu fe depende de la situación que estés pasando?

Comparte este artículo:

Vistas: 6

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Audioblog ¡Nuevo!
Audio Blogs Challenge Internacional

¡Nuestras palabras cobran vida! Escucha y descarga nuestros artículos en formato audio narrados por sus propios autores.

Categorías
Síguenos en:
Experiencias
Artículos Recientes
Mama Antula, llena de Dios

Mama Antula, llena de Dios

Nos acercamos a una maravillosa mujer, María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José, nacida en 1730 en la localidad argentina de Villa Silípica, en la provincia de Santiago del Estero, en el sur de Tucumán. Los pobres y los indios,...

Jesús lloró

Jesús lloró

A veces, puede parecer que nuestra vida “normal” y nuestra vida con Dios son cosas completamente distintas. A veces puede parecer que este Dios del que nos han contado sólo existió en la Biblia y se quedó en el cielo, ausente de nuestros problemas. ¿Cómo puede Dios...

Estamos vivos y vivimos

Estamos vivos y vivimos

Imagen de Brian Merrill en PixabayCada uno ve la vida con los filtros de su historia personal y así se puede comprender tal o cual debilidad de los padres al crecer. Entender cómo vivieron y las relaciones que tuvieron, la etapa histórica y generacional que les tocó...

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Imagen de hosny salah en Pixabay Es Octubre, 17, y la guerra continúa. Han pasado ya once días y el conflicto y las tensiones siguen y escalan. Mucho de lo que escuchamos en los medios son misiles, amenazas, desplazados, gente desaparecida, cifras impresionantes de...

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

Imagen de StockSnap en Pixabay Si nos detenemos a explorar –para quienes lo somos- nuestro “ser Acompañantes”, muchos expertos como Mearns y Thorne nos hacen referencia a una característica fundamental que no podemos perder de vista: la congruencia. Y en relación a...