Una luz nueva

por | Dic 19, 2022

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

El Espíritu es consejero y buscamos su consejo. No lo buscamos como un “asesor”, como alguien que va a completar algo que nos falta a nosotros. Es justo al revés. El Espíritu no busca asesorarnos para que seamos más potentes, más seguros, más claros. Lo que el Espíritu hace con su consejo es ayudarnos a entrar en la voluntad de Dios. Eso que después se va a traducir en una manera de vivir, en lo que misteriosamente Jesús llama el Reino. Jesús dice que quien no pueda hacerse como un niño no puede entrar en el Reino de los Cielos.

Este soplo pide dos herramientas de nuestra parte: humildad y confianza. Por la humildad parto de lo que hay y no de lo que yo siento que tengo que construir, de lo que merezco como “capital”. Y la confianza es la que nos va a permitir descubrir qué significa vivir con amor. Porque a veces, vivir con amor, va a llevarnos a hacer más de lo que esperamos y nos intimida o a hacer mucho menos de lo que esperamos o de un modo o con intensidad diferente. Pero es lo que nos llevará ahí donde Dios nos pide y sabe que nos necesita.

 

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Dios necesita de nuestro amor. Dios eligió hacernos “socios”. No en sentido comercial. Eligió unirnos íntimamente a su obra de amor. Porque Dios es comunión de amor más allá de lo imaginable. Y no quiere y no “puede” por la entraña de su ser amor hacerlo de otro modo. Eso es lo que nos invita su Hijo hecho hombre: están quebradas todas las distancias para poder atravesar los puentes con la fuerza y claridad del perdón. Un amor nuevo y desconocido. Están abiertas todas las puertas para una manera nueva de comprender y comprendernos, de invitarnos, estimularnos y acompañarnos. Ahí fluye el consejo del Espíritu: se vuelve claridad en la humildad y soporte en la confianza.

La educación, en general, genera una disciplina, entrenamiento. Hay ilusiones, objetivos. Todas esas otras herramientas también son importantes. La dificultad es cuando sólo están y se usan nada más que ésas.

Recemos para poder hacernos como niños ante la presencia de un Dios amante. Dejémonos invadir por ese Espíritu que no va a someternos sino a liberarnos. Ahí encontraremos nuestra propia identidad y entidad humana de una manera fraterna y diferente. Que las gracias de este tiempo nos animen a abrir sin miedo y sin reproches la cálida luz que despierte nuestra Navidad.

Comparte este artículo:

Vistas: 7

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Audioblog ¡Nuevo!
Audio Blogs Challenge Internacional

¡Nuestras palabras cobran vida! Escucha y descarga nuestros artículos en formato audio narrados por sus propios autores.

Categorías
Síguenos en:
Experiencias
Artículos Recientes
Con rostro de mujer: Mujeres del Antiguo Testamento

Con rostro de mujer: Mujeres del Antiguo Testamento

En mi peregrinar con algunas mujeres del Antiguo Testamento, me regocijo de ver tantas historias hermosas con rostro de mujer y de bellos nombres, que el solo hecho de haber realizado este recorrido junto a cada una de ellas, me da la oportunidad de ver reflejada de...

Libertad de Expresión

Libertad de Expresión

¿Cuántas veces nos hemos sentido inhibidos de expresar nuestra postura con relación a algún tema en particular? Ya sea por temor a ser juzgados o por vergüenza, muchas veces dejamos de decir. En un mundo en que la libertad de expresión es cada vez más valorada, es...

Mama Antula, llena de Dios

Mama Antula, llena de Dios

Nos acercamos a una maravillosa mujer, María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José, nacida en 1730 en la localidad argentina de Villa Silípica, en la provincia de Santiago del Estero, en el sur de Tucumán. Los pobres y los indios,...

Jesús lloró

Jesús lloró

A veces, puede parecer que nuestra vida “normal” y nuestra vida con Dios son cosas completamente distintas. A veces puede parecer que este Dios del que nos han contado sólo existió en la Biblia y se quedó en el cielo, ausente de nuestros problemas. ¿Cómo puede Dios...

Estamos vivos y vivimos

Estamos vivos y vivimos

Imagen de Brian Merrill en PixabayCada uno ve la vida con los filtros de su historia personal y así se puede comprender tal o cual debilidad de los padres al crecer. Entender cómo vivieron y las relaciones que tuvieron, la etapa histórica y generacional que les tocó...