Dale “like” al mensaje de Dios

por | Sep 26, 2022

Hoy en día muchos de nuestros jóvenes viven inmersos en una búsqueda constante de referentes más allá de la familia o los amigos. El continuo avance de internet y las redes sociales han propiciado la aparición de celebridades y personajes que de la noche a la mañana han hecho de su presencia en las mismas un auténtico modo de vida que les reporta cuantiosos beneficios. Personajes que ejercen una notable influencia sobre la juventud y que arrastran a toda una legión de seguidores (o followers) gracias a su poder de convocatoria y a su notoriedad. Son los que hoy conocemos como “influencers” y a los que la juventud admira y trata de emular.

 

Dale “like” al mensaje de Dios

 Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

El empleo de este nuevo término tan cotidiano y coloquial y su significado hacen que nos planteemos la siguiente pregunta: ¿es Jesucristo el primer y mayor influencer de la historia? Definitivamente la respuesta es SÍ (al menos para los cristianos). Un gran comunicador cuya red social fue la calle, capaz de mostrar la palabra y la obra de su padre y mostrar la gloria de su reino, un reino de paz y felicidad. Fue tal su influencia en aquel tiempo que logró cambiar la manera de pensar, de ser y de vivir de muchas personas con un sencillo mensaje de amor, servicio y bondad. Un ser extraordinario en todos los sentidos, capaz de conseguir que tantos siglos después y, pese a todo, su mensaje siga muy vivo y su figura siga gozando de popularidad entre sus fieles.

Tal vez debamos plantearnos dejar a un lado ese mundo paralelo y fantástico que a veces nos construimos y en el que nos encerramos para evadirnos de la realidad. Tal vez sea hora de salir en busca de ese alguien que realmente pueda dar sentido a nuestras vidas, capaz de guiarnos y transformarnos. Tal vez sea el momento de dejar que por mediación de su hijo Jesucristo nos encontremos con Dios. Tal vez sea hora de sentir cómo nos llama y nos ama.

 

Es aquí cuando me detengo para dirigirme a ti, querido y joven lector. Si eres de los que aún no ha conocido a Dios o de los que por alguna razón te has alejado de Él, te invito a escucharlo atentamente, en silencio. Si le das una primera (o segunda) oportunidad te garantizo que no te va a dejar indiferente. Escúchale y habla con Él si deseas encontrar respuesta a todas aquellas preguntas, dudas, e inquietudes que te hayas podido plantear en los últimos años, especialmente, a raíz de la pandemia.

Dios te invita a permanecer enganchado a diario a su canal. No te preocupes si vives en una zona rural sin Wifi ni red. Los canales por donde se hace presente son la oración, la participación en la celebración de la Santa Misa, el amor y la entrega a los demás como a nosotros mismos, el cumplimiento de sus mandamientos así como de todas y cada una de las obras de misericordia. ¡Como verás, para ello no hace falta tanta tecnología!

Puede que lo que Él te propone te resulte una tarea excesiva y agotadora… o tal vez no. Pero bien sabrás que en esta vida nada se consigue sin un poco de sacrificio. La fama que hoy en día muchos jóvenes ansían conseguir con poco o nulo esfuerzo en la mayoría de las ocasiones se convierte en algo pasajero, fugaz. Tan pronto estás en lo más alto como bajas de repente y dejas de tener ese protagonismo y esa popularidad de la que hasta hace poco gozabas. Y cuando eso sucede, cuando volvemos al anonimato, no queda otro remedio que reinventarse, empezar otra vez de cero, eligiendo un nuevo camino, más estable, seguro y fiable que el anterior.

Te invito a reflexionar sobre alguna de las siguientes cuestiones:

  • ¿Alguna vez te has sentido solo?
  • ¿Alguna vez te has sentido traicionado?
  • ¿Alguna vez has echado en falta una mano, un consejo, una palabra de aliento, de esperanza y no has sabido a quién recurrir?
  • ¿Alguna vez has pensado en todo lo bueno que Dios puede ofrecerte?
  • ¿Conoces o has conocido alguna otra amistad más verdadera, humilde y desinteresada que la suya?

 

Dale “like” al mensaje de Dios

Imagen de JackieLou DL en Pixabay

¿Estás dispuesto a encontrar a Dios?, ¿estás dispuesto a descubrir a alguien que te acepta tal y como eres, con tus virtudes y tus defectos, alguien para el que no eres un simple número en un perfil o cuenta oficial de Facebook, Twitter o Instagram? Créeme cuando te digo que es el mejor amigo que podrás encontrar, un amigo que nunca falla y a quien podrás contarle tus miedos y preocupaciones y con el que sanar tus heridas y tu corazón de una manera cómoda y sencilla siempre que lo necesites.

Te animo a salir a su encuentro. Podrás encontrarlo en todas partes: en cualquier iglesia, en sus sacerdotes y ministros, en los textos que ofrece la Biblia, en la mirada del que sufre, en otros lugares alejados donde su presencia no llega por falta de cobertura o donde se silencia su palabra, en aquellos lugares llenos de vacío, pobreza y desesperanza, en cada gesto de entrega y servicio a los demás,… Date el capricho y el inmenso placer de conocerle y sentirte cada día más cerca de Él. Descubrirás que no estás solo, que siempre te acompaña aun en tus peores momentos y junto a Él hallarás una nueva familia que también se ocupará y se preocupará por ti, la gran familia de los hijos de Dios.

¡Él cree y confía plenamente en ti, incluso cuando sientes que la sociedad, la familia, los amigos,… te dan la espalda! ¡Él tiene Fe en ti! ¡Devuélvele esa confianza y ese amor con esa misma Fe y ese mismo amor!

Conocer y amar a Dios (y a nuestros hermanos) como Él nos amó es un hermoso regalo que de Él hemos recibido. ¡Solo quien siembra amor recogerá abundantes frutos y podrá decir con orgullo que el esfuerzo ha merecido la pena! ¡Déjate, pues, seducir por el poder de Dios y dale “like” a su mensaje!

Comparte este artículo:

Vistas: 6

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Audioblog ¡Nuevo!
Audio Blogs Challenge Internacional

¡Nuestras palabras cobran vida! Escucha y descarga nuestros artículos en formato audio narrados por sus propios autores.

Categorías
Síguenos en:
Experiencias
Artículos Recientes
Mama Antula, llena de Dios

Mama Antula, llena de Dios

Nos acercamos a una maravillosa mujer, María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José, nacida en 1730 en la localidad argentina de Villa Silípica, en la provincia de Santiago del Estero, en el sur de Tucumán. Los pobres y los indios,...

Jesús lloró

Jesús lloró

A veces, puede parecer que nuestra vida “normal” y nuestra vida con Dios son cosas completamente distintas. A veces puede parecer que este Dios del que nos han contado sólo existió en la Biblia y se quedó en el cielo, ausente de nuestros problemas. ¿Cómo puede Dios...

Estamos vivos y vivimos

Estamos vivos y vivimos

Imagen de Brian Merrill en PixabayCada uno ve la vida con los filtros de su historia personal y así se puede comprender tal o cual debilidad de los padres al crecer. Entender cómo vivieron y las relaciones que tuvieron, la etapa histórica y generacional que les tocó...

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Imagen de hosny salah en Pixabay Es Octubre, 17, y la guerra continúa. Han pasado ya once días y el conflicto y las tensiones siguen y escalan. Mucho de lo que escuchamos en los medios son misiles, amenazas, desplazados, gente desaparecida, cifras impresionantes de...

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

Imagen de StockSnap en Pixabay Si nos detenemos a explorar –para quienes lo somos- nuestro “ser Acompañantes”, muchos expertos como Mearns y Thorne nos hacen referencia a una característica fundamental que no podemos perder de vista: la congruencia. Y en relación a...