Conjugar el verbo “Ser” en vez del “Tener”

por | Dic 1, 2021

“Las cosas” no dan la felicidad, producen una satisfacción momentánea y quien se acostumbra a ellas, luego no soporta la vida si le faltan. Hay quién está tan ocupado en “ganar más” que no tiene tiempo para disfrutar.

Hay quien esta tan ocupado de “ser bello”, “tener fama “o “tener éxito” que se olvida de VIVIR.

Conozco chicos, cuyas habitaciones están repletas de costosos juguetes, de aparatos electrónicos, que no saben jugar; se pasan el día de rabieta en rabieta pidiendo más y luego arrinconan sin usar lo que tienen, o bien, al poco tiempo aparece destrozado.

¿Qué está pasando en esta sociedad que sube y sube por la montaña del consumo?

Ser en vez de tener

¿Qué está ocurriendo con algunos de los valores, que antes eran el pan de cada día, y se entendían como lo más normal del convivir diario?

Muchas familias viven con la obsesión del culto a lo inmediato y placentero. Mientras existen otras a las que falta hasta lo esencial.

Estamos olvidando enseñar a los niños de modo que tengan otros horizontes y no piensen sólo en sí mismos. Puede que aun estemos a tiempo de cambiar un poco este loco mundo.

Pero esto hay que hacerlo desde la más tierna infancia, enseñando y dando oportunidades a los pequeños para prestar ayudas y a ser generosos en lo más pequeño: por ejemplo, si viene del colegio y le han dado una bolsa de chucherías de cumpleaños, y da un simple caramelo a un amigo o a su hermano, aplaudid su obra; la próxima vez, le dará, seguro, más y se sentirá bien por ello. No menospreciar nunca lo que hagan, por ínfimo que sea, un simple beso al hermanito pequeño al salir del cole es un acto de generosidad, que si lo aplaudimos y valoramos estaremos plantando una semilla en su corazoncito para mayores actos.

Podemos leer en el libro “Las mujeres que encontraron a Jesús”, de Alessandro Pronzato (sacerdote, maestro y periodista), lo siguiente: 

“Por desgracia crees que necesitas una cantidad increíble de cosas inútiles, un cúmulo de fruslerías que celan tus verdaderas necesidades. Te agarras a lo superfluo para negar lo necesario, tienes necesidad de ternura y te escondes en una máscara de dureza; necesitas escuchar y continúas hablando; necesitas libertad, pero te has hecho amigo de cadenas, tienes necesidad de decidirte y rehúsas el riesgo; tienes necesidad de esperanza y te dejas deslumbrar por ilusiones doradas”.

¿Qué tenemos en nuestras manos para poder comenzar este proyecto? ¿Qué pasos debemos seguir?

Primero hemos de saber que hay dos tipos de utilidades: extrínseca e intrínseca. Un plano del metro tiene una utilidad extrínseca, sirve para conseguir algo específico: no perdernos en el metro. La utilidad intrínseca, no es canjeable, es útil en sí misma: jugar, saber, amar, admirar y este es el tipo de utilidad que debemos hacer que crezca en ellos, que valoren lo intrínseco.

Ser en vez de tener

La realidad es que de pequeños es lo que empezamos valorando: lo intrínseco.

Jugamos porque sí, el juego es un medio y un fin, jugamos porque lo pasamos bien, podíamos pasar el día haciendo y deshaciendo el mismo puzle; y no penséis que hacerlo es inútil “una tontería o una pérdida de tiempo”, el niño madura de esta manera. Si no jugamos de pequeños, nos volveremos rígidos, carentes de creatividad. A medida que nos hacemos mayores vamos perdiendo esta habilidad, debido al bombardeo de futilidades que nos presenta la vida.

El estudio, también debe tomarlo como un juego al principio, no puede entender, con cuatro años, que lo que estudie le marcará en el futuro, el estudiará si es divertido y lo pasa bien, si conoce amigos en el colegio con los que puede jugar. El niño comienza valorando lo intrínseco, actúa “porque sí”. Realmente sólo lo que tiene valor intrínseco, es lo que le hará feliz de mayor y libre pues no necesitará de “cosas” sino de sensaciones, de algo interior para lo que no necesitará dinero. Esto es esencial para que le enseñemos el sentido trascendente de la vida, primero ha de tener ese “algo” diferente y especial que luego podrá compartir con los que le rodeen.

Está en nuestras manos el que la sociedad cambie, los padres tenemos la posibilidad de conseguirlo.

Llevad a vuestros hijos al parque, enseñadles las flores, habladles de los animales que encontréis, corred detrás de una mariposa, pasead por la playa recogiendo piedrecillas o conchas, observad los hilos de una telaraña, leedles poesías, contadles cuentos…para vosotros puede que resulte una pérdida de tiempo, pero les estaréis enseñando que no sólo hay que buscar “lo utilitario” y de mayores lo recordarán, podrán disfrutar de un simple paseo por el parque y no se frustrarán por no poder ir a un país lejano, pues al lado de su casa sabrán ser felices.

Para aumentar nuestro “tener”, debemos aumentar nuestro “ser”. Hacer las cosas “porque sí”, para nuestro propio crecimiento, sin esperar recompensas económicas, es importante. Es la mejor manera de ayudar a nuestros hijos para el fin último de ayudar y dar a los demás, que sepan preocuparse por los otros.

Ser en vez de tener

No comenta Mónica Caballé, filósofa española, en su libro “La sabiduría recobrada”:

“Saber para poder, para estar al día, para tener algo de qué hablar, para tener conocimientos que exhibir; amar para comprar el amor de otros; jugar para ostentar nuestra habilidad y superioridad; trabajar exclusivamente para ganar dinero; nada de esto es saber, amor, juego o trabajo genuino. Nadie debe sorprenderse si conducen al hastío y a la mediocridad”. 

Después de conocer estos datos, no parece muy difícil ponerse manos a la obra y llevar este mensaje a quien conozcamos. Hagamos entre toda una cadena para que comencemos a SER, ¿No os parece amigos challengers?

Comparte este artículo:

Vistas: 1

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Audioblog ¡Nuevo!
Audio Blogs Challenge Internacional

¡Nuestras palabras cobran vida! Escucha y descarga nuestros artículos en formato audio narrados por sus propios autores.

Categorías
Síguenos en:
Experiencias
Artículos Recientes
Mama Antula, llena de Dios

Mama Antula, llena de Dios

Nos acercamos a una maravillosa mujer, María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José, nacida en 1730 en la localidad argentina de Villa Silípica, en la provincia de Santiago del Estero, en el sur de Tucumán. Los pobres y los indios,...

Jesús lloró

Jesús lloró

A veces, puede parecer que nuestra vida “normal” y nuestra vida con Dios son cosas completamente distintas. A veces puede parecer que este Dios del que nos han contado sólo existió en la Biblia y se quedó en el cielo, ausente de nuestros problemas. ¿Cómo puede Dios...

Estamos vivos y vivimos

Estamos vivos y vivimos

Imagen de Brian Merrill en PixabayCada uno ve la vida con los filtros de su historia personal y así se puede comprender tal o cual debilidad de los padres al crecer. Entender cómo vivieron y las relaciones que tuvieron, la etapa histórica y generacional que les tocó...

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Imagen de hosny salah en Pixabay Es Octubre, 17, y la guerra continúa. Han pasado ya once días y el conflicto y las tensiones siguen y escalan. Mucho de lo que escuchamos en los medios son misiles, amenazas, desplazados, gente desaparecida, cifras impresionantes de...

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

Imagen de StockSnap en Pixabay Si nos detenemos a explorar –para quienes lo somos- nuestro “ser Acompañantes”, muchos expertos como Mearns y Thorne nos hacen referencia a una característica fundamental que no podemos perder de vista: la congruencia. Y en relación a...