Vínculos: Tiempos de San Ignacio, Cervantes y Don Quijote

por | May 30, 2022

En 2021 conocí más profundamente al santo de Loyola, a través del Challenge.

La figura y la fuerza transformadora de Íñigo, Ignacio, San Ignacio, aún me interpela, como también el “mundo jesuita”, con sus matices y avatares.

Instantáneamente y, sin investigación previa, a pura intuición, comparé tres personalidades que supe después originaron numerosa bibliografía:

Etty Hillesum

Íñigo López de Recalde -San Ignacio- nació en Loyola, en 1491. Falleció en 1556. Vivió 65 años.

Miguel de Cervantes Saavedra nació en Alcalá de Henares, en 1547. Falleció en 1616. Vivió 69 años.

Alonso Quijano –don Quijote oriundo de “algún lugar de La Mancha”, nació del genio literario de don Miguel. No refiere el narrador cuántos años vivió el caballero de la triste figura; sólo se nos permite saber que recorrió durante extensas jornadas los caminos claroscuros del Siglo de Oro.

Tres hombres que dejaron honda huella desde una corporeidad real, dolida y resiliente los dos primeros; desde el saco de personaje dibujado por la pluma, el tercero.

En aquella España de luces y sombras, ¿conoció Cervantes el legado de San Ignacio? A juzgar por las virtudes con que revistió al hidalgo manchego, imagino que sí. Y no sólo que escuchó mencionar al de Loyola, sino que compartía sus valores y la fe en Cristo y María, a pesar de críticas contrarias.

Fruto de aquella intuición tan clara, si me permitís la contradicción, nació este poema:

PARALELOS

Dos hombres fueron dados a luz
en aquellos  siglos que de Oro se llamaron.
Músculo y sangre vascuence el primero;
de papel y pluma la carne del segundo.
Caballería andante en novelescas lecturas disfrutaron.
Para el de Azpeitia, destino nobiliario de oropeles y batallas;
respetable vida de hidalgo castellano para el manchego.
Armas velaron ambos caballeros amparados por la noche:
en acogedora ermita el joven; el otro, en expuesto corral junto a la Venta.
Bombona fatal  torció la ensoñación donde la gloria mimaba al de Loyola;
molinos de viento castigaron al ascético Señor de lanza en ristre.
Afrentas no consintieron a la Madre amorosa de nuestro Señor;
ejemplos dieron de amor hacia el hermano vistiendo pobres,
acogiendo a desvalidos y opulentos con igual presteza,
sembrando palabra certera en bachilleres, en castigadas mozas,
en hombres y mujeres sembrados en los caminos.
Destino  Barcelona  los dos fijaron y además,
París e Italia renacentista  visitó el designado Santo.
Colosos del amor virtuoso, amó Quesada los preciados atributos de Dulcinea,
amor carnal desestimó el jesuita y entregóse al prójimo buscando Cielo.
Íñigo gestó a San Ignacio;
Alonso Quijano fue Quijote.

Comparte este artículo:

Vistas: 27

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Audioblog ¡Nuevo!
Audio Blogs Challenge Internacional

¡Nuestras palabras cobran vida! Escucha y descarga nuestros artículos en formato audio narrados por sus propios autores.

Categorías
Síguenos en:
Experiencias
Artículos Recientes
Con rostro de mujer: Mujeres del Antiguo Testamento

Con rostro de mujer: Mujeres del Antiguo Testamento

En mi peregrinar con algunas mujeres del Antiguo Testamento, me regocijo de ver tantas historias hermosas con rostro de mujer y de bellos nombres, que el solo hecho de haber realizado este recorrido junto a cada una de ellas, me da la oportunidad de ver reflejada de...

Libertad de Expresión

Libertad de Expresión

¿Cuántas veces nos hemos sentido inhibidos de expresar nuestra postura con relación a algún tema en particular? Ya sea por temor a ser juzgados o por vergüenza, muchas veces dejamos de decir. En un mundo en que la libertad de expresión es cada vez más valorada, es...

Mama Antula, llena de Dios

Mama Antula, llena de Dios

Nos acercamos a una maravillosa mujer, María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José, nacida en 1730 en la localidad argentina de Villa Silípica, en la provincia de Santiago del Estero, en el sur de Tucumán. Los pobres y los indios,...

Jesús lloró

Jesús lloró

A veces, puede parecer que nuestra vida “normal” y nuestra vida con Dios son cosas completamente distintas. A veces puede parecer que este Dios del que nos han contado sólo existió en la Biblia y se quedó en el cielo, ausente de nuestros problemas. ¿Cómo puede Dios...

Estamos vivos y vivimos

Estamos vivos y vivimos

Imagen de Brian Merrill en PixabayCada uno ve la vida con los filtros de su historia personal y así se puede comprender tal o cual debilidad de los padres al crecer. Entender cómo vivieron y las relaciones que tuvieron, la etapa histórica y generacional que les tocó...