¡Que no se acabe el mundo!

por | Dic 26, 2022

Cada día que pasa celebramos un día más de vida (aunque los pesimistas, negativos o, sencillamente, los que no tienen fe tal vez celebren un día menos… para su muerte). Pero, si pensamos en el reinado de Dios, el cual reconocemos como un reinado que no tiene ni tendrá fin pese a todo… ¿qué tal si desterramos ese pensamiento de que nada es posible que en ocasiones nos invade y creemos firmemente en un mundo sin fin?

Vivimos en una sociedad en la que se debaten temas de gran trascendencia como el cambio climático, la contaminación o el cuidado del medio ambiente. La degradación del planeta comienza con la degradación del ser humano, inmerso en una profunda crisis de valores. Todo lo que acontece a nuestro alrededor es consecuencia de las decisiones y las actitudes (en muchos casos erróneas) del ser humano.

Son nuestros actos los que nos definen pero puede que tal vez no seamos lo suficientemente conscientes del verdadero poder de cambiar y de transformar que tenemos. Cada uno de nosotros, sí, empezando por nuestro hogar, nuestra familia y continuando con nuestros amigos y compañeros de trabajo. Sin olvidarnos, cómo no, de quienes más nos necesitan en cualquier momento y ante cualquier circunstancia. Dios nos ha colmado con una serie de cualidades, nos ha otorgado unos dones que no debemos usar de manera individual exclusivamente, sino que, al mismo tiempo, debemos poner al servicio de los demás.

 

Imagen de falco en Pixabay

¡Dejémonos contagiar por el espíritu de la Navidad! La Navidad es, en su esencia más pura, el símbolo del nacimiento del niño Dios. Pero también es un tiempo mágico, único, diferente. Es tiempo para desempolvar el álbum de los recuerdos más entrañables de nuestra infancia, es volver a sentirnos niños, es creer firmemente que existe el antídoto perfecto para luchar contra los males de este mundo enfermo, una sabia combinación de amor, fe y esperanza. Si saciamos la sed de nuestro corazón llenándolo de estas tres “sustancias” podremos ganar la batalla contra la guerra, el odio, el hambre, la miseria, el egoísmo y la indiferencia.

Permitidme que en estas fechas tan entrañables brinde por aquellos que hoy lleváis un Belén en vuestros corazones, un Belén lleno de paz y amor misericordioso. Brindo por todos cuantos disfrutáis haciendo de este mundo, un lugar mejor. Brindo por esa gente luminosa que sonríe a todas horas ofreciendo a los demás lo mejor de sí mismos. Brindo por los que caminan hacia adelante y de frente, sin darle la espalda al mundo, con optimismo e ilusión. Pero también brindo por los que han perdido la esperanza y no encuentran consuelo ni alivio para sus penas. Brindo por los oprimidos, los marginados por la sociedad, los que tienen el corazón herido, los que se encuentran solos y vacíos y los que no tienen a quién aferrarse en sus vidas. Brindo por ellos porque creo en ellos y en una vida mejor para todos con la ayuda de Dios y su poder.

 

Imagen de Guido Reimann en Pixabay

Como decía mi admirado y paisano poeta romántico Gustavo Adolfo Bécquer “podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía”. Aunque pueda parecer que este mundo, el nuestro, esté condenado al fracaso, aunque pueda nublarse el sol, aunque el ruido de las balas o el llanto de un niño desnutrido o atemorizado puedan romper la calma, a pesar de esa incertidumbre que nos sacude y agita constantemente, siempre quedará un resquicio para la esperanza. Es ese rayo de luz, en ocasiones casi imperceptible, el que nos hace a los cristianos mantenernos aún en pie unidos en la creencia de que este mundo, al igual que el reino de Dios, no tiene ni tendrá fin. Sigamos, pues, escribiendo cada día con ilusiones renovadas el nuevo Evangelio de la nueva sociedad cristiana, un Evangelio aterrizado a nuestro tiempo, un Evangelio donde dejar constancia de nuestro caminar por la vida en busca del cielo prometido. ¡Nada está conseguido!, ¡aún queda un mundo por hacer!

Las horas van pasando… Atrás quedó esa mágica noche y ese mágico acontecimiento en aquel humilde portal de Belén. El tiempo no se detiene, vuela raudo con destino al futuro en un viaje sin retorno. Se acerca el momento de despedirnos de este año que acaba y de disponernos a saludar a un nuevo año confiando en que lo mejor aún está por llegar. Se acerca el momento de cerrar nuestros ojos y pedir un deseo. Un deseo, el mío, muy, muy especial con el que quisiera despedirme de vosotros, queridos lectores, hasta el próximo año. Me marcho feliz con el recuerdo hecho deseo de aquella vieja y conmovedora canción… ¡que no se acabe el mundo que aún quedamos gente para darle vida!

Comparte este artículo:

Vistas: 1

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Audioblog ¡Nuevo!
Audio Blogs Challenge Internacional

¡Nuestras palabras cobran vida! Escucha y descarga nuestros artículos en formato audio narrados por sus propios autores.

Categorías
Síguenos en:
Experiencias
Artículos Recientes
Libertad de Expresión

Libertad de Expresión

¿Cuántas veces nos hemos sentido inhibidos de expresar nuestra postura con relación a algún tema en particular? Ya sea por temor a ser juzgados o por vergüenza, muchas veces dejamos de decir. En un mundo en que la libertad de expresión es cada vez más valorada, es...

Mama Antula, llena de Dios

Mama Antula, llena de Dios

Nos acercamos a una maravillosa mujer, María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José, nacida en 1730 en la localidad argentina de Villa Silípica, en la provincia de Santiago del Estero, en el sur de Tucumán. Los pobres y los indios,...

Jesús lloró

Jesús lloró

A veces, puede parecer que nuestra vida “normal” y nuestra vida con Dios son cosas completamente distintas. A veces puede parecer que este Dios del que nos han contado sólo existió en la Biblia y se quedó en el cielo, ausente de nuestros problemas. ¿Cómo puede Dios...

Estamos vivos y vivimos

Estamos vivos y vivimos

Imagen de Brian Merrill en PixabayCada uno ve la vida con los filtros de su historia personal y así se puede comprender tal o cual debilidad de los padres al crecer. Entender cómo vivieron y las relaciones que tuvieron, la etapa histórica y generacional que les tocó...

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Imagen de hosny salah en Pixabay Es Octubre, 17, y la guerra continúa. Han pasado ya once días y el conflicto y las tensiones siguen y escalan. Mucho de lo que escuchamos en los medios son misiles, amenazas, desplazados, gente desaparecida, cifras impresionantes de...