Por: Marly Saravia. 

​Hola, soy Marly Saravia, recién terminé de hacer los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, que nos ofreció Challenge Internacional, con Fernando Arriero.  Es la primera vez que tengo la oportunidad de realizarlos y aunque al principio no lograba meterme o concentrarme en ellos, tenía el corazón dispuesto y dócil a que Dios me mostrara cómo ir aprendiendo.

Sentía literalmente como cuando uno va al gimnasio por primera vez y no sabe cómo utilizar los aparatos, que uno observa como las demás personas los utilizan y la facilidad que tienen en ejecutar cada rutina, pero que uno, si no es por la guía del instructor, en este caso nuestro acompañante, no logramos aprender cómo usar cada instrumento y cómo hacer mejor cada ejercicio.

Al finalizar esta semana me siento llena de mucha felicidad y con mucha energía para continuar con mi cotidianidad, pero desde otra perspectiva, desde la seguridad que Dios me ama y acepta; me siento con la seguridad que los discernimientos que tome son los que Dios quiere y que de ahora en adelante ya se cómo poder discernir y cómo poder hacerlo cuando se dé el caso.

En estos días descubrí, que era lo que no me dejaba seguir adelante y cómo poder enfrentar mis miedos desde la seguridad del amor de Dios.

Por último, solo puedo agradecer a Dios por su amor, al equipo Challenge por su entrega y dedicación en la elaboración de todo el material que nos guio y a mi acompañante que más que guiarme y escucharme me dio su amistad y cariño.

Comparte esta publicación:

Translate »