Domingo de Ramos: en la Pasión del Señor

por | Abr 11, 2022

Comenzamos la Semana Santa, lo que Santo Tomás de Aquino llamó la Gran Semana. Es una semana que muestra tan claramente el gran amor, alegría, misericordia y caridad que Dios tiene por toda la humanidad, pero también por cada elemento de pecado en nuestras vidas que demuestra cuán indignos somos del amor de Dios, cuán poco merecemos a Cristo como nuestro salvador, y cuánto debemos agradecer a Dios Todopoderoso por el amor que nos otorgó al enviar a su único hijo, Nuestro señor Jesucristo, como el Sacrificio Perfecto, el Salvador del Mundo, para que podamos ser libres de nuestro pecado y ser uno con Él en paz.

Durante esta semana tendremos la lectura del evangelio y una reflexión sobre ese día. Aprovechemos la oportunidad para orar más esta semana. Reflexionemos sobre el evangelio. Veamos lo que Dios está haciendo por nosotros esta semana. Preparémonos adecuadamente para la llegada de la Pascua. Caminemos con Cristo, no sólo en Jerusalén en triunfo, sino también desde Jerusalén hasta el Calvario.

Empecemos por el Domingo de Ramos, también conocido como Domingo de Pasión. Comenzamos con la entrada de Jesús en Jerusalén en el potro. La gente está con él. Ven a su Mesías. Reconocen el cumplimiento de la profecía del Antiguo Testamento. Él viene en gloria.

Sin embargo, seguimos esto inmediatamente con la Pasión. ¿Cómo podría salir todo tan mal tan rápido? Ese será nuestro viaje esta semana. Pero no es sólo un viaje a través de Jerusalén, sino que es un viaje a través de la condición humana, a través de los corazones y las mentes de la humanidad. Es poner nuestros corazones bajo un microscopio y ver algo que está en la raíz de nuestro comportamiento voluble hacia Dios: el pecado. 

Domingo de ramos

Esas personas que dan la bienvenida a Jesús no son diferentes a nosotros. Profesan su fe, asisten al Templo, siguen el ritual, buscan la redención, pero, aun así, su compromiso con Jesús es sólo superficial; cuando hay peligro en seguirlo, se apartan de su lado. Pero peor que eso: se vuelven contra él y apoyan a los agitadores políticos que quieren usar a Jesús como moneda de cambio en su lucha contra los romanos.

En nuestro mundo de hoy, hay muchos políticos que no respetan el evangelio. Pueden decir que aman a Dios, pero sus acciones los traicionan. Deberíamos  mirar a nuestros políticos y grupos de presión y preguntarnos cómo se ajustan a las expectativas que Jesús tiene para nosotros que estableció en su parábola de las ovejas y las cabras en Mateo 25:

“porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, era forastero y me acogisteis, desnudo y me vestisteis, enfermo y en la cárcel y me visitasteis”.

Muchos políticos hablan de apoyar a los pobres, pero sus palabras los traicionan: en lugar de ver a todos los pobres como personas necesitadas, dicen a los residentes de larga data que los que han venido después de ellos, los de otra tierra, los que tienen un color de piel diferente, los que tienen un idioma diferente son sus enemigos. Pero todos son pobres, todos necesitados, todos hijos e hijas de Dios.

Son los que hablan de la importancia de la nación, de la identidad, los que imponen una pesada carga a los pobres para que pierdan su dignidad. ¿Cómo puede ser que las personas tengan que elegir entre comer y calentar sus hogares? ¿Cómo puede ser que la gente tenga que decidir que alimentar a sus hijos significa que estarán sin comida ellos mismos?

Y muchos hablan de mandar a la gente a la cárcel y tirar la llave. Pero estamos llamados a caminar con los prisioneros en su viaje de rehabilitación. Todos somos amados por Dios, ninguno de nosotros está más allá de la redención, siempre hay una oportunidad de ser salvos. Nunca nos dejemos atrapar por el patrioterismo nacionalista que busca separar la fe de la humanidad, separa a Cristo de todas las personas, utiliza a la Iglesia como peón para sus propios objetivos. Si tuviéramos que condenar a los demás, deberíamos condenarnos a nosotros mismos.

Esta semana se trata de cómo somos amados por Dios, a pesar de nuestras faltas. Esta semana trata sobre la gran oferta de redención que nos está ofreciendo el sacrificio de Cristo y esta semana nos da la oportunidad, por buena o mala que haya sido nuestra Cuaresma, de prepararnos para la Resurrección.

Nuestra liturgia de hoy incluye la Pasión de Cristo, que es un claro recordatorio del gran sacrificio, el sacrificio más grande de la historia, que Jesús hizo por la humanidad a lo largo de los siglos. Y, por supuesto, eso también significa para nosotros. Reflexionemos sobre la realidad que viene con nuestra naturaleza pecaminosa siendo parte de la razón por la cual Jesús fue clavado en la cruz. Hemos tenido cinco semanas completas de Cuaresma. Comenzamos nuestro viaje el Miércoles de Ceniza y tuvimos la oportunidad de considerar cómo podríamos cambiar nuestras vidas y nuestra relación con Dios a través de oraciones adicionales, limosna y ayuno.

Domingo de ramos

Espero que todos hayamos tenido una buena Cuaresma hasta ahora. Todavía queda una semana por delante y usémosla para prepararnos para la gran fiesta de Pascua. Pero aquellos de nosotros que hemos fallado en nuestra observancia de la Cuaresma o nunca decidimos cambiar sus vidas de ninguna manera para la Cuaresma. No es demasiado tarde para empezar. De hecho, debemos hacerlo si queremos dar testimonio de Cristo en Pascua. Y podemos ser indiferentes sobre la Semana Santa, pero nunca debemos olvidar la magnitud de la generosidad de amor que Dios derramó sobre su pueblo durante ese tiempo. Tiempo para reflexionar

Por favor, tómese este tiempo en Semana Santa para reflexionar adecuadamente sobre dónde estamos en nuestra relación con Dios y con el prójimo. Preparémonos para experimentar la Última Cena del jueves por la noche, la Pasión de Nuestro Señor el viernes y la gran celebración de su resurrección y la derrota del pecado y la muerte en la Vigilia Pascual y el Domingo de Pascua.

Es una gran semana de preparación. Dependiendo de las circunstancias en las que nos encontremos en estos tiempos de COVID, es posible que podamos recibir el Sacramento de la Penitencia. Podemos orar con nuestros sacerdotes en la Misa Crismal que se celebra en cada una de las Catedrales de todo el mundo cuando las parroquias reciben los Santos Óleos para el año que viene y luego llegamos al Triduo, el escaparate del año de la Iglesia.

¿Estarás reparado para el Triduo? cuando Cristo nos proporcione la Misa, su sacrificio y su promesa de ¿vida eterna? ¿Es demasiado pedir que vengamos ante el Señor para escuchar su Pasión de nuevo el viernes para que seamos personas cambiadas, un pueblo que anhela la resurrección de Cristo? Como Jesús dijo a sus discípulos en el Huerto de Getsemaní que escuchamos en la Pasión:

“¿No podrías permanecer despierto una hora?” Te pregunto: “¿No podemos dar testimonio de Cristo, con todo lo que eso conlleva, durante una semana?”

De esa manera estaremos listos para la pasión del Señor cuando la escuchemos de nuevo. Evangelio Lucas 19:28-40

En aquel tiempo, Jesús caminaba delante de sus discípulos, subiendo hacia Jerusalén. Al acercarse a Betfagé y Betania, junto al monte llamado de los Olivos, mandó a dos discípulos, diciéndoles:

«Id a la aldea de enfrente; al entrar en ella, encontraréis un pollino atado, que nadie ha montado nunca. Desatadlo y traedlo. Y si alguien os pregunta: “¿Por qué lo desatáis?”, le diréis así: “El Señor lo necesita”».

Fueron, pues, los enviados y lo encontraron como les había dicho. Mientras desataban el pollino, los dueños les dijeron: «¿Por qué desatáis el pollino?». Ellos dijeron: «El Señor lo necesita». Se lo llevaron a Jesús y, después de poner sus mantos sobre el pollino, ayudaron a Jesús a montar sobre él. Mientras él iba avanzando, extendían sus mantos por el camino. Y, cuando se acercaba ya a la bajada del monte de los Olivos, la multitud de los discípulos, llenos de alegría, comenzaron a alabar a Dios a grandes voces por todos los milagros que habían visto, diciendo:

«¡Bendito el rey que viene en nombre del Señor! Paz en el cielo y gloria en las alturas».

Algunos fariseos de entre la gente le dijeron:

«Maestro, reprende a tus discípulos».

Y respondiendo, dijo:

«Os digo que, si estos callan, gritarán las piedras».

 

Comparte este artículo:

Vistas: 23

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Audioblog ¡Nuevo!
Audio Blogs Challenge Internacional

¡Nuestras palabras cobran vida! Escucha y descarga nuestros artículos en formato audio narrados por sus propios autores.

Categorías
Síguenos en:
Experiencias
Artículos Recientes
Mama Antula, llena de Dios

Mama Antula, llena de Dios

Nos acercamos a una maravillosa mujer, María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José, nacida en 1730 en la localidad argentina de Villa Silípica, en la provincia de Santiago del Estero, en el sur de Tucumán. Los pobres y los indios,...

Jesús lloró

Jesús lloró

A veces, puede parecer que nuestra vida “normal” y nuestra vida con Dios son cosas completamente distintas. A veces puede parecer que este Dios del que nos han contado sólo existió en la Biblia y se quedó en el cielo, ausente de nuestros problemas. ¿Cómo puede Dios...

Estamos vivos y vivimos

Estamos vivos y vivimos

Imagen de Brian Merrill en PixabayCada uno ve la vida con los filtros de su historia personal y así se puede comprender tal o cual debilidad de los padres al crecer. Entender cómo vivieron y las relaciones que tuvieron, la etapa histórica y generacional que les tocó...

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Conflicto Israel-Palestina: una mirada desde la fe

Imagen de hosny salah en Pixabay Es Octubre, 17, y la guerra continúa. Han pasado ya once días y el conflicto y las tensiones siguen y escalan. Mucho de lo que escuchamos en los medios son misiles, amenazas, desplazados, gente desaparecida, cifras impresionantes de...

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

La Congruencia: una forma de ser bastante olvidada

Imagen de StockSnap en Pixabay Si nos detenemos a explorar –para quienes lo somos- nuestro “ser Acompañantes”, muchos expertos como Mearns y Thorne nos hacen referencia a una característica fundamental que no podemos perder de vista: la congruencia. Y en relación a...