Introdución de Ma. Alejandra Nogueira 

Por primera vez accedieron a la aventura de Challenge Internacional y de los Ejercicios Espirituales al estilo de San Ignacio.  Etapa tras etapa, conexión tras conexión, degustaron el mensaje sabroso del Señor.

Algunos eran experimentados caminantes y, sin embargo,  cada instante les aportaba nuevas emociones. Unos y otros han querido contar “lo que han visto y oído“. Porque cuando se ha crecido tanto en la fe y en la espiritualidad la propia  voz se oye más clara  si se la suma a la de tantos  peregrinos virtuales.

Eso que se desea ofrecer es el Testimonio. A través  de estos, los Testimonios, podemos  reconocernos hijos del mismo Dios, siempre en búsqueda que se vuelve más  ardiente si se comparte.

San Ignacio Challenge

Querida familia Challenge:

He dejado pasar este tiempo desde la finalización de los Ejercicios Espirituales por la necesidad de hacer decantar en el corazón, despacito, gota a gota, cada una de las bendiciones que acarician el alma sedienta de Dios.

Volver a lo cotidiano, en estos tormentosos tiempos, después de la pausa que supone un retiro interior profundo, genera cierta inestabilidad y requiere de coraje para volver a zambullirse en las olas de la vida…

Y hay que aprender a “surfear”, aunque nos revuelquen y caigamos una y otra vez. Porque se vence el miedo a las olas cuando nos adentramos al inconmensurable mar de la misericordia de Dios. Porque con El, que nos dio la vida, ¿cómo no vamos a aprender a nadar?

Y San Ignacio nos tiro un montón de salvavidas: El Amor de Dios; su fidelidad; su paciencia infinita para esperarnos por nuestras torpezas y errores, para perdonarnos una y otra vez; y para dejarnos amar y criar y conducir por El. Basta confiar. 

Basta reconocernos sus criaturas y aceptar y agradecer las bondades y bendiciones que nos regala desde el primer momento de nuestra existencia.

En fin. Mi quinta semana ya me encontró mar adentro ( no exenta de porrazos y magullones) para decir:Señor, contigo y como tú”.

Venciendo temores; aprendiendo a acoger ”lo que venga” de Dios, como venga; desprendiendo y soltando apegos y resistencias. Para seguirle y amarle. Para servirle. Para aprender a amar desde su amor.

Mi propósito es que cada mañana sea la ola de la quinta semana de ejercicios. Re-escribiendo esa ”Carta a mi Padre” o releyendo mi historia o revelando el propósito y sueño de Dios para mi vida con SU MIRADA. La mirada de Dios, la mirada de Jesús es la que sostiene mi existencia y tengo fe en que el soplo del Espíritu Santo me guíe.

GRACIAS infinitas por permitirme realizar los Ejercicios; por el acompañamiento del padre Victorino con su calidez y alegría desbordante, llenito de Dios; por cada uno de los que forman parte de esta Gran familia Challenge y la maravillosa tarea de servicio y evangelización que realizan. Ustedes forman parte de ese mar  inmenso de la misericordia de Dios!

EUNTES! BUEN CAMINO…Y un abrazo apretado hecho oración y canción!
Gracias de nuevo.
 Inés María. 

San Ignacio Challenge

Mi nombre es Ana y soy de España. Justo después del día de la Virgen comencé los Ejercicios Espirituales Challenge, seguramente una señal de Dios, pues los iba a realizar la semana anterior, pero por cuestiones de la vida no pudo ser y estuvo de Dios y de la Virgen, que es una gran Madre y compañera en mi vida, que los hiciera en esta siguiente semana.

Sé que hemos estado personas de varios lugares de España y del resto del mundo participando, tanto como ejercitantes, como acompañantes.

Personalmente nunca había realizado unos Ejercicios Espirituales, aunque mi vida (dentro de la cuarentena), ha estado muy ligada a la iglesia, al apostolado, a mi propia formación espiritual y la de otros…

Para mí esta experiencia ha sido, muy especial, por un lado, creo que por la ilusión que se tiene al hacer algo por primera vez, pero además porque ha sido un encuentro muy apasionante y sosegado con Dios y con Jesús.

Creo que ha sido un momento importante en mi vida y que ha afectado a la de mi familia, para bien. Nos hemos encontrado todos en un ambiente tranquilo, en el que yo iba haciendo mi ejercitación, que no siempre era fácil, tiene sus momentos y compaginarlo con el día a día no es del todo sencillo, pues igual un día tienes que estar en un momento delicado dentro de los Ejercicios y la vida de tu alrededor te está «exigiendo» otras cuestiones.

Realmente, no sé cómo será poder hacerlos en un tiempo y espacio dedicados expresamente a ellos, igual todavía más fructíferos. Pero desde mi experiencia puedo decir que el levantarte todos los días, pensando que tenía que encontrar ese momento para el Señor, que ese momento era nuestro y de nadie más, aunque al final como he dicho se ve repercusión a tu alrededor, era esperanzador.

Las propuestas de reflexión de Fernando y de oración, me han parecido de lo más motivadoras, contextualizantes y además muy elaboradas, enseguida te inmiscuías en la situación que se presentaba en cada momento.

Decir que creo que sin la figura del acompañante, sería difícil llevarlos a cabo o mejor dicho, sería fácil tirar la toalla. Tener esa figura que sabes que está y que va a querer hablar contigo y escuchar cómo lo llevas, te hace no decaer en la labor. Agradezco a todos lo que han hecho esa labor, en especial al que me ha acompañado a mí.

Finalmente, agradecer la oportunidad de este formato, la dedicación de todas las personas que están detrás de todo esto y que dedicarán más horas de las que imaginamos.

Unidos todos en oración ante Jesús. Un abrazo.
 Ana. 

San Ignacio Challenge

Querida familia Challenge:

Quiero agradecerles a todos los que han hecho posible el Challenge de Ejercicios Espirituales, ha sido una experiencia maravillosa. No sabía que esta era la primera edición.

Los videos que acompañaban cada momento de reflexión y oración, han sido muy acertados. Fernando nos ha orientado para ir creciendo cada día, para encontrarnos con el Señor en la profundidad. Los textos bíblicos me han ayudado a reflexionar y encontrarles un nuevo sentido. Claro a la luz de las introducciones de Fernando, y con el estilo qué San Ignacio propone de contemplar, estar en la escena, el Evangelio se hace Palabra Viva, Jesús está ahí.

Los encuentros por zoom nos hacen ver que no estamos solos en este camino, qué Dios sigue llamando, he visto que muchos tenemos Sed de Dios. Y Dios busca sus maneras de llegar a cada uno, en esos detalles qué a veces la rutina de la vida cotidiana no nos deja ver.  Gracias a todos los que acompañaron y estuvieron detrás de todo, por la entrega que hacen, algunos sé,  que estaban de vacaciones e igualmente nos donaban su tiempo, y eso es maravilloso.

Agradezco a Rafael por ser mi acompañante, ha iluminado cada día con un consejo, un silencio en el momento apropiado, fue como estar acompañada por el Señor.

Gracias por tanto don recibido, no puedo poner en palabras lo que tengo en mi mente, alma y corazón. Me desborda, las palabras no alcanzan. Una imagen qué viene a mi mente una y otra vez mucha Luz. Quizás sea lo adecuado decir que estos EE son Luz.

Gracias.
 Fabiana Haiek. 

Comparte esta publicación:

Translate »